Transición al Socialismo del Siglo XXI. Productividad Laboral. Desarrollo Político. Derechos Humanos. Socialismo preparado para el reino de la Libertad.
Un análisis científico de la historia humana deja claro sus principales líneas de evolución: de lo sencillo hacia lo complejo; de lo aislado hacia lo integrado; de la dependencia natural al relativo control de la naturaleza y, en lo social, de la libertad restringida hacia la autodeterminación.

En el plano económico observamos un vertiginoso aumento de la productividad laboral, causado por el avance de la tecnología. Desde la existencia arcaica de recolectores y cazadores paleolíticos, vía las primeras culturas sedentarias con herramientas primitivas, hasta la revolución agrariaindustrial y la producción robotizada contemporánea, este proceso ha reducido el trabajo necesario de tal magnitud, que la jornada laboral en varios países ya es de sólo 37 horas semanales, con un estándar de vida adecuado. Esta tendencia seguirá vigente por el desarrollo científico-técnico, y con una organización racional del trabajo en una economía de equivalencias democráticamente planificada, se podría disminuir ya la jornada necesaria a alrededor de 25 horas de trabajo.

El desarrollo político muestra la misma dinámica hacia mayores grados de libertad, que notamos en la tecnología productiva. De la coexistencia de múltiples formas de convivencia política nacieron las primeras sociedades de clase, dirigidas por Estados despóticos, alrededor de cinco mil años antes de nuestra era, en distintas regiones de la Tierra. Cerca del siglo XV aparecieron en Europa las monarquías absolutas. Estas se convirtieron en monarquías relativas o constitucionales que, a su vez, con la toma del poder de las burguesías, a partir del siglo XVIII, se transformaron en democracias formales. Al coincidir este desarrollo político (e industrial) regional con la europeización del mundo, la democracia formal se volvió el tipo de Estado dominante en el mundo.

En la actualidad, este paradigma está en transición hacia la democracia participativa.
La evolución de la ciencia muestra el mismo rumbo: de muy modestos inicios en la astronomía y en la geometría hace varios miles de año, dio el salto cualitativo hacia la ciencia moderna con Newton, hace apenas tres siglos. Desde entonces ha multiplicado su poder explicativo al grado de
ser capaz de resolver los grandes problemas de la humanidad y liberar al sujeto de los fantasmas de la superstición, del pensamiento mágico y de las falacias del sentido común.

Con la constitución de la física cuántica la ciencia dio un nuevo paso hacia la liberación del ser humano. La certeza de la geometría griega, que en cierto sentido se prolongó en el determinismo de la física clásica, “evolucionó” hacia las relaciones de probabilidad y causalidad estadística, y la lógica bivalente de Aristóteles se ve reducida a un caso particular de la lógica polivalente o dialéctica. Estos desarrollos tienden a sustituir la visión binaria (bueno-malo) del mundo por una cosmovisión plural que se ve reforzada por los nuevos conocimientos de la biología molecular que demuestran que no hay diferencias genéticas significativas entre los miembros de la especie humana. Es decir, que las desigualdades entre el veinte por ciento privilegiado de la sociedad global y el restante ochenta por ciento, no son resultado de sustratos genéticos desiguales entre europeos, africanos, asiáticos y latinoamericanos, sino de las estructuras explotativas impuestas a la humanidad.

Los derechos humanos son otro ejemplo de la dirección evolutiva del género. Durante miles de años no representaron papel alguno en las sociedades de clase. Cuando entraron en la escena histórica, aparecieron como derechos formales individuales que limitaron el poder del Estado.

Después se extendieron hacia los derechos colectivos y, hoy día, abarcan una tercera dimensión: los derechos sociales. De un carácter negativo, limitante del poder dominante, han metamorfoseado hacia un carácter positivo y participativo frente a todos los aspectos de la sociedad.

Podríamos seguir este análisis sobre las tendencias objetivas del sistema global, en el derecho; en la ética donde la evolución avanza desde la ética formal de valores hacia la ética material; en el socialismo que ha evolucionado desde el socialismo utópico hacia el socialismo temprano, el socialismo científico, el socialismo “realmente existente”, y en la actualidad hasta el socialismo de la democracia participativa; pero el resultado sería igual al que Immanuel Kant descubrió en su reflexión sobre la sociedad mundial “con intención ciudadana”, hace doscientos cincuenta años; que Hegel sistematizó hace doscientos años en su filosofía de la historia universal; y que Marx y Engels fundamentaron científicamente hace ciento cincuenta años: el “genoma” de la historia está programado para el reino de la libertad.

Ver Indice del Libro "El socialismo del Siglo XXI"

1 comentarios:

  1. Revolucionario dijo...

    realmente la democracia participativa esta dentro del socialismo del siglo XXI,ya que sin democracia no hay socialismo!!!!

    tengo un blog llamado: http:/revolucionbolivariana-socialismoya.blogspot.com/

    y ademas para opinarr,discutir e informarte debes meterte en:http:/www.unareformaconstitucional.blogspot.com

    gracias!!!!

Blogalaxia.com Directorio y Buscador de Blogs Latinos. Ultimos Actualizados:


Blogger Template by Blogcrowds


Copyright 2006| Blogger Templates by GeckoandFly modificada y convertida a Blogger por Blogcrowds. Logo creado por Socialismo del Siglo XXI
No part of the content or the blog may be reproduced without prior written permission.